Puede que te preguntes por qué no hay nada que puedas hacer. Después de todo, tiene que ser recargado este robot eléctrico ¿No es así? Tienes razón. Pero sabe hacerlo por sí mismo gracias a otro elemento que se le proporciona: el cable guía. Es un cable que va a la estación de carga, y que el robot puede detectar cuando las baterías están bajas. Entonces simplemente lo seguirá de vuelta a la estación. Ni siquiera tienes que pensar en ello.