Afrontémoslo, un cuchillo japonés es caro, normalmente entre 100 y 300 euros, a veces mucho más. El precio de los cuchillos depende principalmente de su tamaño, del tipo de acero utilizado, del tipo de la calidad del mango El tiempo empleado para forjarlo: cada cuchillo requiere largas horas de trabajo manual en la forja, antes de ser ensamblado y terminado. Dado el trabajo que implica, el precio es en realidad bastante relativo, sobre todo porque a estos precios en Europa a menudo encontramos hojas de acero inoxidable que no son muy afiladas, recién salidas del molde.